Panorama Económico Internacional – Febrero 2020

A estas alturas, el coronavirus está convirtiéndose en una amenaza al crecimiento económico mundial de igual magnitud que las tensiones comerciales que caracterizaron al 2019.

Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), si la epidemia se prolonga más allá del primer trimestre del 2020, el PBI global se desaceleraría de 2.9% a 2.4%. De todos los ajustes, el más significativo fue el de China, de 5.7% a 4.9%. Y si China estornuda, si cabe el término, el mundo entero se resfría.

Ante este Panorama, la OCDE recomendó incrementar los recursos para el  sector salud, inyectar liquidez al sistema financiero para préstamos a las empresas, negociar el pago de deudas tributarias, reducir el costo de insumos (energía), bajar las tasas de interés o conservarlas en mínimos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) subió el nivel de riesgo de impacto global a “muy alto”, revelando que a la fecha han fallecido 3,221 de las 94,302 personas diagnosticadas (4%). Menos del 10% se halla en situación crítica, el 35% está en condición manejable y el 54% en recuperación.

La aparente estabilización de la enfermedad en China contrastó con el avance en 330% de los casos nuevos fuera de China. Se trata de 80 países encabezados por Corea del Sur, Italia e Irán.

En América Latina el coronavirus se ha manifestado –de forma no letal- en Ecuador, México, Brasil, República Dominicana, Argentina y Chile. Según el Índice Global de Seguridad Sanitaria 2019 elaborado por la Escuela Johns Hopkins, ningún país de la región estaría preparado para responder a una epidemia.

Documentos Adjuntos