Panorama Económico Internacional – Octubre 2019: Desaceleración sincronizada y recuperación incierta

Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtió que el crecimiento económico de este año y del próximo se frenará a 3.0% (desde 3.6% en el 2018). Hacia el 2020 se estimó que la economía de Estados Unidos crecerá 2.1% (desde 2.9%) y China, incumpliendo su meta anual, lo hará en 5.8% (desde 6.6%).

Con la perspectiva que da el tiempo quedó demostrado que la guerra comercial entre China y Estados Unidos no generó que uno se fortalezca ante el otro, sino que ambos desciendan y que, al hacerlo, causen el enfriamiento de la economía global. La desaceleración será sincronizada y de recuperación incierta.

El enfrentamiento arancelario entre China y Estados Unidos lleva más de un año desgastando la industria. El deterioro del PBI chino fue tal que registró en octubre el peor resultado económico desde 1992. El PBI de la actividad manufacturera china se ralentizó al pasar de 5.6% a principios del 2019 a 4.8% al término de setiembre.

La tensión logró movilizar a las dos potencias para lograr pactos preliminares. Lo más importante fue el entendimiento sobre compras de productos agrícolas estadounidenses, por parte de China, valorizados en 50 mil millones de dólares.

La desaceleración de China, su menor inversión y la contracción de su demanda de cobre ocasionó que el precio decaiga a niveles mínimos. Esto impactó en Chile que cubre el 30% del mercado y depende de la cotización del mineral.

Precisamente, una de las razones más importantes para que el país sudamericano no pueda despegarse del 2.5% de crecimiento es la caída del precio del cobre, cotizado en 5,709 dólares la tonelada en octubre.

A la incertidumbre externa, que afecta a la médula de su actividad, se añade la crisis política. Marchas multitudinarias siguen pidiendo la renuncia del presidente Sebastián Piñera quien respondió con el anuncio de aumentos de ingresos y reducción de tarifas.

“Es verdad que los problemas se acumulaban desde hace muchas décadas y que los distintos gobiernos no fueron ni fuimos capaces de reconocer esta situación en toda su magnitud. Reconozco y pido perdón”, finalizó Piñera en un intento de evitar el descarrilamiento de la economía más emblemática de América Latina.

Documentos Adjuntos