Panorama Económico Internacional – Setiembre 2019: China y Estados Unidos reanudarán diálogo

Prolongado ataque comercial entre las potencias mundiales está generando estragos en China.

De acuerdo a su Agencia Nacional de Estadísticas (NBS por sus siglas en inglés), el crecimiento de la producción industrial se ralentizó a 4.4% en agosto del 2019. Este fue el nivel más bajo en veinte años y contrastó con el 4.8% registrado en julio de este año así como con el 6.1% obtenido en el mismo mes del año anterior.

La debilidad de la actividad fabril se tradujo en menores exportaciones chinas con valor agregado.

Según información preliminar de la Aduana de dicho país (GACC en inglés), entre enero y agosto disminuyeron los envíos de prendas de vestir (-4.3%), manufacturas de acero (-8.7%), teléfonos móviles (-15.1%), procesadores de datos (-2.7%), motores eléctricos (-1.2%), motores vehiculares y chasis (-3.5%), paneles de cristal líquido (-6.6%) y productos de alta tecnología (-2.1%).

La contracción del sector industrial afectó la actividad en el sector energético, construcción y fabricación de bienes de consumo. En consecuencia, se importó menos cobre que es el metal utilizado para esos fines.

Cifras oficiales revelaron que China –entre enero y agosto- redujo su  demanda a 3,094 toneladas (desde 3,468). El comportamiento restrictivo del primer consumidor mundial de cobre fue suficiente para que su precio caiga a 5,536 dólares (desde 5,875 dólares).

La preocupación es que la guerra comercial siga causando daño y que, en palabras del Fondo Monetario Internacional, reduzca el PBI mundial en 0.75 puntos para el 2020. Esta advertencia sería una de los muchos motivos por los que representantes de China y Estados Unidos evaluaron conveniente reanudar el diálogo.

Por su parte, para la Reserva Federal de Estados Unidos (FED) la ofensiva comercial podría incrementar el desempleo a más de 4%. Alerta suficiente para recortar su tasa de interés al rango 1.75% – 2% (desde 2% – 2.25%). La mayoría de economistas estima que habrá al menos dos bajas más antes del último día del 2019.

Una tasa de interés más pequeña propiciaría la reducción de los tipos de cambio entre las monedas locales y el dólar, haciendo más barato importar desde Estados Unidos. Este es el objetivo perseguido por la Casa Blanca en tiempos hostiles con China.

Tiempos hostiles que se agudizaron al extremo de la violencia en Arabia Saudita. El Reino Saudí sufrió el ataque de drones sobre sus refinerías de petróleo más importantes. Esto supuso la reducción de su producción en 5.7 millones de barriles menos por día, un recorte del 5% de la oferta mundial y la escalada de precios más alta desde la Guerra del Golfo en 1991.

A pesar de la crisis Agencia Internacional de Energía (AIE)  aseguró que las exportaciones de crudo no se detendrán. Con esta tranquilidad el precio del petróleo retrocedió hasta estabilizarse en 53.90 dólares el barril, el nivel más bajo del 2019, atribuible a la desaceleración económica mundial que ha debilitado la demanda.

Secretario de Estado de Estados Unidos Mike Pompeo culpó directamente a Irán por el atentado, la mayor agresión contra la infraestructura de un país que le brinda al mundo el 10% del petróleo que consume a diario. La grave acción evidenció la vulnerabilidad de la que era considerada la joya del Desierto.

Documentos Adjuntos