Recetas para enfrentar el Coronavirus

Según un estudio del Imperial College elaborado por el epidemiólogo británico Neil M. Ferguson (Impact of non-pharmaceutical interventions (NPIs) to reduce COVID19 mortality and healthcare demand), el pilar fundamental para la lucha en contra del coronavirus es la reducción del contacto entre la gente. En ese sentido, se manejan dos políticas: la mitigación y la supresión.

Las políticas de mitigación buscan “aplanar la curva”. Su objetivo es disminuir los números de contagios para evitar un exceso de demanda de camas en unidades de cuidados intensivos. Por su parte, las políticas de supresión añaden el cierre de colegios y universidades. El estudio británico demuestra que estas medidas son más efectivas para contener la transmisión del virus.

Durante el periodo de supresión la enfermedad parece estar controlada y el número de camas en terapia intensiva se ubica por debajo del umbral. El problema es que advierte un rebrote posterior. La razón es que, en el interín, no se ha desarrollado un grado razonable de inmunidad comunitaria.

Una alternativa es la supresión recurrente donde los contenidos cambien en función de la evolución del número de nuevos casos que requieren terapia intensiva. De este modo, cuando el número de casos supere un cierto umbral, se activará el distanciamiento social de toda la población partiendo por el cierre de colegios y universidades.

En consecuencia, la tarea es definir el umbral que debe gatillar la cuarentena sin descuidar la inversión en salud pública pues nada garantiza que la capacidad hospitalaria no se vea desbordada.

Documentos Adjuntos