Importaciones cayeron por primera vez desde el 2015

Retrocesos fueron en variables que componen 70% del PBI y sostienen a la economía peruana.Se redujo la demanda externa de bienes de consumo duraderos (-7.3%), insumos industriales (-2.2%), insumos alimenticios para la agricultura (-3.7%) y bienes de capital para la agricultura (-10.7%).

A partir del 2019 tanto las exportaciones como las importaciones peruanas ingresaron a terreno negativo, siendo las exportaciones las que cayeron a un ritmo más rápido. Hasta la última fecha de la que se dispuso de datos oficiales, julio del 2019, la contracción de las exportaciones (-7.1%) superaba largamente a la de las importaciones (-1.6%).

De continuar así existe el riesgo de interrumpir la continuidad del superávit comercial que de enero a julio del 2019 fue US$ 2,900 millones. Este dato fue 36.4% menor que el del 2018 y reflejó la disminución de las exportaciones en medio de una guerra comercial que está impactando negativamente sobre el precio de los minerales (60% de la oferta exportable).

Por primera vez desde el 2015, la balanza comercial mostró una caída en las importaciones a raíz de la menor demanda de bienes de consumo (-1.8%), insumos (-4.7%) y bienes de capital para la agricultura (-10.7%).

Observar estos retrocesos justificó efectuar un análisis detallado pues involucra al consumo e inversión, factores que componen más del 70% del PBI y sostienen a la economía peruana. El consumo asociado a las expectativas de ingresos futuros es un indicador de la salud económica del país; por ello, resultó preocupante que la importación de bienes duraderos se haya contraído (-7.3%).

Asimismo, disminuyó la adquisición de insumos industriales (-2.2%) por la menor adquisición de plásticos importados. Mientras que la demanda de combustibles disminuyó (-10.4%) siendo la reducción en la demanda de barriles (-9.9%) más pronunciada a la baja en el precio internacional del petróleo (-7.2%).

Igualmente, la importación de materia prima para la agricultura se redujo (-3.7%) por una baja en la demanda internacional de soya, insumo alimenticio indispensable para el ganado lechero. Por lo tanto, es factible suponer que esta menor demanda anticipará menos producción de lácteos en nuestro país.

Hasta el sétimo mes del año destacó el aumento en la importación de bienes de capital debido a las obras por los Juegos Panamericanos Lima 2019. Gracias a ello, según el INEI, el PBI del sector construcción se expandió un 4.3% de enero a julio del 2019, por encima incluso del crecimiento económico nacional (2.0%).

Sin embargo, a pesar del resultado positivo de los bienes de capital industriales, al desagregar la información se identificó un declive en la importación de bienes de capital para la agricultura (-10.7%). Esto apuntó a menores compras de maquinarias para la limpieza, clasificación y tratamiento de granos, cereales, frutos y hortalizas, lo que anticiparía una posible reducción de la producción agrícola.

En julio 2019 el Índice de la Producción Agropecuaria registró una disminución de -1.1% respecto del mismo mes del año anterior. Ello fue ocasionado por menores volúmenes de producción en cultivos de ciertos cereales, frutas, tubérculos, agroindustriales, legumbres y hortalizas.

Por su parte, la agroexportación se desaceleró de enero a julio del 2019 con una tasa de crecimiento de 7.7% (desde 20.4% en el 2018). Este subsector representó el 12.7% de los envíos totales del Perú al mundo, fue el más importante de los no tradicionales y constituye una de las fuentes más significativas de puestos formales de trabajo al amparo del régimen especial de la ley 27360.

Documentos Adjuntos